Batalla de Shiroyama

La batalla de Shiroyama (城山の戦い, Shiroyama no tatakai?) tuvo lugar el 24 de septiembre de 1877 en Kagoshima, Japón. Fue la batalla final del conflicto generado por la rebelión Satsuma.

Desarrollo

Luego de las derrotas del castillo Kumamoto y en la zona central de Kyūshū, los samurai sobrevivientes leales a Saigō Takamori escaparon hacia Satsuma, bordeando la colina de Shiroyama cerca de Kagoshima, el 1 de enero de 1877.

Las tropas de la armada imperial, bajo las órdenes del general Yamagata Aritomo, así como los marinos comandados por el almirante Kawamura Sumiyoshi, pronto les alcanzaron, rodeando a los rebeldes. Tras el combate y las pérdidas, Saigō sólo contaba con 300 ó 400 samurai frente a los 20.000 hombres del bando opuesto que habían sitiado a la guarnición gubernamental en la ciudad de Kumamoto, tan sólo seis semanas antes de la batalla.

Contando con 30.000 efectivos, la superioridad de Yamagata era de 60 hombres por cada guerrero de Saigō. Habiendo participado en muchas batallas en el pasado y con mayor experiencia como estratega, Yamagata estaba determinado a no dejar nada al azar. Las tropas imperiales pasaron varios días elaborando un sistema de diques, paredes y obstáculos para prevenir cualquier fuga. Los cinco buques de guerra gubernamentales fondeados en la bahía de Kagoshima se agregaron a la fuerza de artillería de Yamagata y comenzaron sistemáticamente a reducir las posiciones rebeldes con un bombardeo de más de 7.000 cañonazos.

Saigō defendió su posición con un apoyo limitado de mosquetes y sin cañones. Fundió varias estatuas budistas tomadas de los templos, utilizando el bronce obtenido para hacer balas. Yamagata envió una carta a Saigō en donde le sugirió en términos amigables que terminara con esa masacre sin sentido y se rindiera, pero el código de honor del bushido impedía a Saigō hacer tal cosa.

El plan de ataque de Yamagata consistía en tomar por asalto la posición de Saigō desde todos las posiciones al mismo tiempo. Se prohibió a las unidades ayudarse mutuamente sin el debido permiso; si una unidad retrocedía contra tropas enemigas en un enfrentamiento, las unidades vecinas debían atacar el área inmediatamente matando tanto a sus propios hombres como fuese necesario para prevenir el escape de Saigō.

Tras un bombardeo intenso de la artillería la noche del 24 de septiembre, las fuerzas imperiales irrumpieron en la montaña en las primeras horas de la mañana. Los samurai, bajo gran presión del gran armamento enemigo, se colocaron en línea frente a la armada imperial, que no estaba entrenada para el combate cuerpo a cuerpo con espada. Los samurai, altamente entrenados en el uso de la espada, superaron a la armada con movimientos básicos de entrenamiento. Por algunos minutos, las filas de Saigō se mantuvieron en sus puestos, pero luego debieron retroceder debido a la diferencia de número. A las 6 de la mañana, sólo 40 rebeldes seguían con vida. Saigō fue herido en la arteria femoral y el estómago, lo que produjo una pérdida bastante importante de sangre, y pidió un lugar digno para morir. Uno de sus seguidores más leales, Beppu Shinsuke, lo cargó hasta la base de la colina en sus hombros. La leyenda cuenta que Beppu actuó como kaishakunin y le auxilió durante el seppuku antes de que pudiese ser capturado. Aún así, la evidencia contradice esta historia, basándose en que Saigō murió de una herida de bala y que su cabeza fue cortada por Beppu para preservar su dignidad.

Luego de la muerte de Saigō, Beppu y el último de los samurai tomaron sus espadas y corrieron cuesta abajo enfrentándose a las fuerzas imperiales, siendo acribillados por los cañones Gatling. Con estas muertes, la rebelión de Satsuma llegó a su fin.

El 22 de febrero de 1889, el Emperador Meiji perdonó a Saigō de manera póstuma. En el Parque Central de Kagoshima se encuentra una estatua erigida en su memoria.

Esta batalla inspiró las escenas finales de la película "El último samurai".
Fuente : Wikipedia
Link : http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Shiroyama